Toma de decisiones y el reto más ambicioso de la Casa Batlló

INNOVACIÓNToma de decisiones y el reto más ambicioso de la Casa Batlló

Diseñadores ninja, mapas del tesoro y nuestros Power-ups. Parece salido de una loca peli de aventuras, pero son algunas de las cosas que nos hemos encontrado para llegar hasta aquí.

Aunque al principio el papel que le había reservado Vitelsa a Hecho & Co. en esta historia, era optimizar el diseño de las audioguías de la visita a la Casa Batlló, eso derivó en hacernos cargo de coordinar el diseño de toda la experiencia. Quien nos lo iba a decir a nosotros...

Holística aplicada con Power-ups 

Nos enfrentábamos a un desafío difícil y complicado, pero a su vez precioso e increíble. Preparar una visita por completo inclusiva y accesible. Hacer que todos los turistas que visitan la Casa Batlló en Barcelona tengan una experiencia increíble, inversiva y que salgan satisfechos por haber dedicado tiempo y dinero en este emblemático monumento de Gaudí.

Es indiscutible que Antoni Gaudí era un genio y que el edificio es inteligente, eficiente, emblemático  y orgánico. Pero en algunos aspectos no tenía en cuenta a personas de todo tipo de capacidades, es decir, no presentaba un diseño inclusivo. Y lo inclusivo ayuda al diseño de dos maneras; por un lado al diseño de producto y por otro lado ayuda al servicio a cómo atender a estas personas que presentan cierta discapacidad.

Teníamos que diseñar una solución completa considerando a todo el mundo. Una solución holística. Atendiendo a que la realidad la conforma un todo que es distinto a la suma de las partes. Porque hay que tener en cuenta a las personas que presentan cierto grado de discapacidad, también a las personas de tercera edad y a las embarazadas, ya que son usuarios potenciales y merecen tener una experiencia agradable y satisfactoria.

Había llegado el momento de apretar cinturones y enchufar todos nuestros Power-ups a máxima potencia.

Ya veníamos aplicando los siguientes Power-ups:

  • La aportación de talento para hacer partícipes a los diferentes equipos y colaboradores que el proyecto necesitaba.
  • La gestión de cultura empresarial, para alienar la mentalidad y el propósito de todas las partes implicadas y que trabajaran de manera conjunta.

Ahora sumábamos otro Power-up más:

  • Innovación, para unificar diseño de producto, servicios y mejora de procesos.

Entrábamos en el hiperespacio. ¡Hecho y toda su Company en plena efervescencia! 

Yeaaaaah! 

Gracias a la empresa amiga, Praxxis, especializada en accesibilidad, nos ayudó a preparar un taller con personas de distintas capacidades. Aprendimos mucho de todas las necesidades de esas personas y las de sus acompañantes, la verdad es que fue una experiencia increíble y os animamos a que veáis el vídeo que aparece al final de este artículo. Este vídeo también lo podéis encontrar en nuestras redes sociales.

¡Aquí nadie se queda fuera! 

Además, y evitando frivolidades, ¿quién puede dudar que la inclusividad es buen negocio?

La inclusividad es un buen negocio lo mires por donde lo mires. Desde el punto de vista de la empresa, si diseñas para todas las personas, todos pueden acceder a tu visita y obtienes un mayor rédito. Y desde el punto de vista del usuario, al haber tenido una experiencia por completo disfrutable, probablemente repita y recomiende a su entorno la visita.

Esto nos permitió encontrar las mejores opciones de usabilidad y ergonomía, a la vez que se prestaba el mejor servicio posible. Contrastes de colores para personas con baja visión o un recorrido adaptado según diferentes necesidades son solo algunas de las cosas que tuvimos en cuenta.

Pero en todo proceso de diseño hay veces que te encuentras con encrucijadas. Llevas tanto tiempo trabajando en ello que cuesta tener una mirada limpia para tomar la mejor decisión y no enamorarte de tu idea.

En busca del desempate

En este caso, ese punto para el que no teníamos respuesta llegó cuanto había que decidir si la pieza que une ambos auriculares de la audioguía debía ser rígida o flexible.

La decisión tendría un impacto sensible en la producción de las audioguías, pero no teníamos datos sólidos para elegir una de las dos opciones.

Cuando esto pasa solo alguien tiene las respuestas que pueden ayudarnos a desempatar: las personas usuarias. Son como el oráculo que tiene todas las respuestas.

Siempre que tenemos una duda sobre el producto o servicio pensamos en las personas usuarias. En esos momentos la bola extra corre a cargo de ellas. Y si no sabes lo que decidirán, ¡pregúntaselo! 

Preparamos un sencillo test con usuarios en el que, en un entorno real, aplicamos las dos propuestas. A ver cuál elegían. A los usuarios se les entregaba sin que ellos lo supieran diferentes tipos de audioguías y cuando terminaban la entrevista se les preguntaba una serie de preguntas de las cuales nosotros sacabamos las estadísticas y los resultados.

Gracias a la participación de los usuarios entendemos mejor sus necesidades y motivaciones y podemos implementarlas en la solución; en este caso en las audioguías.

Y así fuimos quitando todas las capas que nos llevaban a la mejor solución. Es como “una muñeca rusa de Schrödinger”, hasta que no abres una no sabes cómo es la que hay dentro.

Lo siento querido amigo, pero como todas las buenas historias, esto va llegando a su fin y la semana que viene llegamos al final del viaje.

Te hablaremos del proceso de prototipado y de una solución con la que nos anticipamos al futuro, y que permitiría a la Casa Batlló reabrir sus puertas en un momento complicado.

¡Hasta la semana que viene! 

P.D.: Te animamos a que la próxima vez que vayas a un restaurante les propongas un test de usuario. Si no sabes por qué decidirte… prueba un poco de todo y desempata. 

Si quieres más información sobre nuestros Power-ups o tienes interés en ellos, no dudes en contactar a través del formulario de la web o a través de nuestras redes sociales; te atenderemos encantados.

¡Hasta la próxima!  Hecho & Co

21 visitas
COMENTARIOS0 comentarios
Espere...


ENVIAR
TOP